¿Domesticar al verso?

La energía de San Juan es profundamente renovadora y purificadora . A menudo reconocemos, a través de la fiesta del solsticio de verano que habitamos la gran presencia del sol. 

Nacimos en sociedad, una sociedad que nos “domestica” desde el kilómetro cero de nuestra infancia. Nos domestica y nos enseña a comportarnos según las reglas sociales. De niños renunciamos a nuestro estado natural  de libertad porque nos cansamos de luchar contra las normas. Estas pautas que nos enseñaron los padres, los maestros, la comunidad, se instalaron en nuestras mentes. Aprendimos a juzgar, a criticar , a ofendernos, a suponer, a crear un escenario de locas y profundas necesidades. Aprendimos también a convivir con otros actores. 

Creo que hay dos palabras que nos hermanan, vivamos donde vivamos, dos palabras misteriosas y  fuertes: el MIEDO y el AMOR. Nuestros padres, maestros, amigos cercanos, etc no tuvieron la culpa de enseñarnos a temer y a amar. Ellos nos compartieron las pautas que conocían, nosotros hicimos el resto. Nosotros aceptamos esas creencias y con frecuencia actuamos en el escenario de la vida como un embrión necesitado de cariño y atormentado con retos, preocupaciones… 

Hoy es un día especial ( para los que crean en ello, por supuesto) donde podemos ayudarnos con la energía de San Juan , con la fuerza renovadora de la tierra. Hoy está dispuesta la hoguera para “expulsar y quemar”  las ataduras mentales que tenemos. Hoy podemos eliminar alguna poesía = creación que nos salió insegura, perezosa, trágica, rígida y que nos impide avanzar con mejor ritmo y cadencia.

manos
vientos
limpio a fondo los mandalas...
(fragmento)

Seguiremos probablemente en nuestros escenarios, aún nos queda recorrido para esa sabrosa “iluminación” de la que muchos hablan. Continuaremos siendo actores y veremos a otros desarrollando sus guiones, de acuerdo, pero podemos llevar un equipaje más ligero. ¡Qué bien si protegemos a los nuevos Versos para que nadie los domestique!

Feliz Día. Nos vemos en un futuro poético y cuántico.

Deja un comentario

Carrito de compra